Sin duda nuestra piel sufre mucho los cambios de estación y temperaturas, ya sea por el intenso sol del verano o por el frío y viento del invierno, nuestra piel se ve afectada, por eso es básico crear rutinas adaptadas a su cuidado en cada momento.

Cuando aparecen los rasgos característicos del invierno, ventisca, descenso de las temperaturas, nieve, lluvia, empezamos a notar la piel más pálida como consecuencia de la vasoconstricción. Esto se debe a que los micro capilares se contraen produciendo menos llegada de oxígeno y nutrientes a las células, retardando la regeneración celular, por lo que la capa córnea se engruesa y la piel se muestra más rugosa produciendo sensación de tirantez.

Otro aspecto que también se ve muy afectado es la excreción sebácea, los lípidos segregados son realmente muy importantes en la composición de la emulsión epicutánea, nuestro cosmético natural, que se encarga de hidratar, lubricar y proteger a tu piel, y que al disminuir también favorece la sequedad.

 

 

LA PIEL FRENTE AL FRÍO

 Por todos estos motivos nuestra piel se ve muy afectada con la llegada del invierno, y más aún si es muy blanca, fina y delicada, ya que este tipo de piel es aún mucho más reactiva y más a la deshidratación. Además, estas pieles suelen tener menos glándulas sebáceas, por lo tanto, el manto hidrolipídico o emulsión epicutánea son más débiles y escasas, disminuyendo la protección frente a agentes externos. Si tu piel es de este tipo te recomendamos que sigas leyendo para conocer cuál es la rutina que más te conviene.

 

¿PORQUÉ ES TAN IMPORTANTE LA HIDRATACIÓN?

 

La hidratación de la piel es fundamental por varias razones:

En primer lugar, hay que tener en cuenta que un correcto grado acuoso o hidratación en la piel favorece que la barrera cutánea esté en condiciones óptimas para cumplir la función de protección. Esta barrera te protege frente a la entrada y salida de microrganismos, frente agentes externos tales como factores ambientales, mecánicos, químicos, etc. y además cumple la función de retener el agua y no permitir su pérdida transepidérmica.

La deshidratación “cosmética” es el primer paso de fragilidad cutánea.

 

También es importante que tengas en cuentas que el grado de hidratación cutánea incide en la formación de arrugas. Una hidratación óptima proporciona a la piel elasticidad, es decir, la capacidad de ser más flexible, lo que repercutirá en la formación de nuestras futuras arruguitas. Por este motivo uno de los signos de deshidratación cutánea más común es la formación de inestéticas micro arrugas, que son el primer paso a la formación de arrugas más profundas y más difíciles de tratar.

Como ya hemos comentado anteriormente, otro síntoma que se percibe en la piel durante el invierno es la sensación de tirantez y cierta picazón que, si no se cuida, podría avanzar hasta provocar irritación. Cuando más notamos este síntoma es después de la ducha con la sensación típica de necesitar aplicar urgentemente nuestras cremas hidratantes, así que no dudes ni un instante en hacerlo tantas veces como lo pida tu piel.

 

LA HIDRATACIÓN Y LOS LÍPIDOS

 

Este es un punto muy importante a tener en cuenta, sobre todo a la hora de elegir qué tipo de hidratantes necesita tu piel.

Por un lado, tenemos los lípidos cutáneos y por otro, el agua de la piel. Esto significa que todas las pieles cuentan con estas dos variables a la hora de elegir cuál es el cosmético que más nos conviene.

El grado de lipidización cutánea nos divide a las pieles en tres tipos:

Cualquiera de estos tres tipos de piel pueden estar muy deshidratadas, tener la piel grasa, no es garantía de protección. Simplemente hay que adaptar el cuidado a cada una de ellas para mantener de una manera óptima el grado de hidratación y no influir en otros aspectos característicos.

 

QUÉ TENER EN CUENTA SI TIENES TU PIEL ES GRASA Y ESTÁ DESHIDRATADA

Teniendo en cuenta los lípidos cutáneos y el agua, podemos darte alguna pista para que tú misma realices tu propio diagnóstico cosmetológico

Características de la piel grasa:

¿Cómo cuidarla en invierno?  

Tu piel necesita de un cuidado diario para mantenerla bonita y sana.

  1. Limpia tu piel

Te aconsejamos que utilices emulsiones ligeras O/W, que son emulsiones que contienen aceite en un medio muy acuoso.  Lo ideal es que la apliques por la mañana y por la noche y siempre que lleves maquillaje ya que es la mejor manera de retirarlo.

 

Te recomendamos:

Emulsión Desmaquillante Equilibrante Oil Balance Care (link): Además de ser muy ligera tiene principios activos antisépticos, antiacneicos, exfoliantes y calmantes, todas las características que necesitas para una piel grasa.

Para finalizar esta fase puedes terminar de retirar la emulsión, y además refrescar tu piel, con la Loción Tónica Clarificante de la misma línea (link).

  1. Opciones para hidratar tu piel:

Te recomendamos:

Cualquier producto de la línea Hydrovect, diseñada para pieles jóvenes y con el grado de lipidización aumentado.  Además, tiene principios activos que oxigenan la piel, frenando la oxidación celular, es perfecta para prevenir el envejecimiento cutáneo.

En concreto nos gusta: Essential Oxygen Repair Gel, es de textura ultraligera, muy evanescente que te aportará frescura, pero sin engrasar tu piel.

También nos encanta Essential Oxygen Cream, ligera y fresca, puedes combinar los dos productos o aplicarlos de manera independiente.

Y si tu piel ya “es adulta” puedes incrementar la hidratación con alguna de nuestras líneas con activos antiage, como Synergy Lift Biorelax Lifting Cream SPF 15 para una óptima hidratación diurna que, en caso de necesidad, puedes complementar productos con una foto protección más alta como los de la línea Sun Supreme

QUÉ TENER EN CUENTA SI TIENES TU PIEL ES ALÍPICA Y ESTÁ DESHIDRATADA

Características de la piel alípica:

¿Cómo cuidarla en invierno?

Si tienes este tipo de piel necesitas cuidarla mucho para darle ya que necesita mucha protección.

  1. Limpia tu piel

Como siempre recomendamos limpiar la piel cada día, mañana y noche.

Te recomendamos una emulsión O/W que suelen ser ligeras y así la aplicación será fácil y rápida, también puedes elegir un cosmético desmaquillante con una textura más de crema.

Ten cuidado con el uso de jabones, ya que en pieles donde la excreción sebácea es reducida no son muy recomendables porque barren la emulsión natural de tu piel, favoreciendo la deshidratación.

Aquí tienes la Emulsión perfecta para tu tipo de piel, Emulsión Desmaquillante Tonificante Sensitive, y para completar la rutina Agua Tonificante Termal.

Opciones para hidratar tu piel:

Para este tipo de piel es importante la hidratación cosmética diaria y si fuera necesario, varias veces al día.

Para ello será ideal toda la línea Caviar Therapy formulada con ácido hialurónico y escualeno, dos principios activos fundamentales para hidratar de manera profunda la piel, además de tener absoluta compatibilidad ya que son activos que ya forman parte de ella de manera natural.

Nuestros favoritos:   Serum Reafirmante y Crema Revitalizante Reafirmante. Puedes aplicarlos juntos o por separado, son altamente hidratantes y notarás rápidamente sus efectos si los aplicas cada día.

Otra opción súper top, es que pruebes nuestra línea con Factores de crecimiento, Optimal Renewal, encargados de regenerar e hidratar la piel. Puedes optar por Optimal Renewal Anti-ageing Serum y la Optimal Renewal Anti-Ageing Cream. Con ellos conseguirás una hidratación sin precedentes y una total protección y cuidado de la piel.

 

Y nunca, nunca olvides aplicarte protector solar. Es una de las mejores maneras de prevenir tu piel frente al envejecimiento precoz.

 

Ya tienes tu plan de cuidado para este invierno. Ponlo en práctica y notarás de inmediato tu piel mucho más protegida y saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *