¿Cómo cuidar la Piel Grasa?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

La piel grasa es un tipo de piel que presenta una mayor secreción de las glándulas sebáceas.

¿Por qué tengo la piel grasa?

Hay varios factores que desencadenan híper producción de sebo en la piel.

  • Genéticos.
  • Cambios y trastornos hormonales. Las glándulas sebáceas están controladas por hormonas.
  • Ingesta de algún tipo de medicación.
  • Estrés.
  • Aplicación de cosmética comedogénica.

Características de la piel grasa

La piel grasa se reconoce por las siguientes características:

  • Orificios pilosebáceos muy perceptibles (poros grandes).
  • Cierto brillo, sobre todo en la zona T, donde hay mayor concentración de glándulas sebáceas.
  • Es una piel engrosada y poco translúcida, por lo tanto, los vasos sanguíneos no son visibles como en una piel alípica.
  • Tiende a tener una pigmentación amarillenta.

Zona T: Es la zona centro-facial. Se extiende desde el mentón, sube por eje facial, y se extiende hacia los dos laterales de la zona frontal. Se caracteriza por tener una mayor concentración de glándulas sebáceas, por lo tanto, es la zona más grasa del rostro.


Este tipo de piel se caracteriza por la aparición de varios elementos típicos, llegando al grado más agudo puede desencadenar acné. Para que esto ocurra deben sumarse a la hipersecreción sebácea, una queratinización anómala y la presencia de una bacteria llamada Propinibacterium Acnes.

Por un lado, aparecen elementos como los comedones o puntos negros.  Estas pequeñas lesiones aparecen de manera individual, aislados en toda el área facial, cuellos, espalda y pecho.

Son lesiones sin inflamación, por eso recomendamos no te los toques para no provocarla y de esta manera que te dejen cicatrices.

Otro tipo de lesión muy común en las pieles grasas es la queratosis folicular, que aparece en zonas como la nariz, mentón y frente. Son lesiones donde se ve claramente el orificio pilosebáceo ocupado por un contenido oscuro, sebo y queratina.

También aparecen, sobre todo en chicas y en períodos premenstruales, pequeñas pústulas que no conviene apretar para no generar lesiones que comprometan más a nuestra piel, con la aparición de cicatrices.

Cuidado diario de la piel grasa

Es muy importante el cuidado diario de la piel ya sea graso, alípica, mixta o normal. Es una costumbre que tu piel agradecerá.

¿Cómo limpiar la piel grasa?

Si tienes la piel grasa has de tener en cuenta que este tipo de piel necesita hacer especial hacer hincapié en la higiene diaria.

La piel hay que limpiarla 2 veces al día.

Puedes utilizar diversos cosméticos para ello. Si te maquillas es fundamental que retires el maquillaje con una emulsión o leche de higiene. Busca en el mercado una emulsión O/W. Este tipo de cosmético está muy bien indicado para las pieles con exceso de lípidos. Te recomendamos: Emulsión Desmaquillante Equilibrante Oil Balance Care o Emulsión Desmaquillante Tonificante Sensitive.

Después de este paso es ideal la aplicación de una loción tónica para terminar de retirar restos de cosméticos, la emulsión y el maquillaje, prueba una de estas: Essential Oxygen Mist Hydrovect O2, Agua tonificante Termal Sensitive.

Si notaras que tu piel aún necesita una higiene más profunda puedes agregar el uso de un jabón especialmente indicado para pieles grasas. Nos encanta el Gel Limpiador Oil Balance Care.

También puedes combinarlos:

  • Por las mañanas: aplica con roces circulares en toda el área facial el gel jabonoso. Haz especial hincapié en la zona T, recuerda que esta es la zona de mayor concentración de las glándulas que generan lípidos cutáneos por eso también es donde aparecen más lesiones inestéticas características de la piel con un alto grado de lipidización (queratosis folicular, comedones, pequeñas pústulas).
  • Si te maquillas, entonces tendrás que retirarlo por la noche, te recomendamos una emulsión O/W, y después el tónico.

Si tu piel es grasa es conveniente que no te excedas demasiado con la higiene, dos veces es suficiente para mantenerla limpia y sana, el exceso podría producir un efecto rebote, haciendo que tus glándulas segreguen más grasa al entender que hay una falta, porque estás retirando en exceso.

¿Cómo exfoliar la piel grasa?

La exfoliación cutánea es un paso que no te puedes saltar. Recuerda que su función es sobre todo limpiar de manera más profunda la piel y, además, al hacer emoliencia ayudará a la mejor penetración de principios presentes en los cosméticos.

Lo ideal es que exfolies tu piel 2 veces por semana, teniendo en cuenta no aplicarlo sobre lesiones rojitas con inflamación, ya que podríamos empeorarlas.

Hay varios tipos de exfoliantes físicos, tipo scrub y lo ideal es que lo hagas dos veces por semana. No te excedas con este tipo de cosmético.

El éxito de los exfoliantes físicos o scrub dependerá de la profundidad con la que actúen, del tiempo que trabajes el producto y del tamaño de la sílices o partículas que ejercen el efecto de “raspado” y arrastre.


Cuanto más rato y más gruesa sea la partícula más cumple con su función de abrasión cutánea.


Si notas la piel sensible o que se enrojece con facilidad, tendrás que tener en cuenta diluirlo con alguna crema hidratante o trabajarlo menos tiempo y de manera más suave, evitando las zonas más reactivas de la piel.

Cuidado de la piel grasa en invierno

La piel en invierno tiende a deshidratarse más, por lo tanto, hay más la necesidad de aplicar cremas hidratantes. Esto es independiente de si tienes la piel grasa, alípica, normal o mixta.

Para una piel grasa busca hidratantes en forma de emulsiones ligeras y poco grasas, para evitar la incómoda sensación de oleosidad.

Siempre tenemos que buscar una hidratante ideal para cada tipo de piel. El objetivo es mantener un grado acuoso óptimo para frenar la formación de arrugas.

Cuidado de la piel grasa en verano

Las pieles grasas notan diferencias en verano, sintiendo la piel mucho más oleosa, por eso es recomendable escoger cremas hidratantes más fluidas y menos grasas. Esto también se aplica a los protectores solares, que por lo general son de textura más grasa. Búscalos fluidos para que se adapten a tu tipo de piel, evitando el molesto efecto grasiento.

Además, en verano tenemos la sensación de que la piel se ensucia más, por lo que tendremos que ser muy estrictos con nuestros protocolos de higiene.

Sigue nuestros consejos, y notarás tu piel más limpia y saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡GRACIAS POR SUSCRIBIRTE!

Aquí está tu cupón

Introduce el código de descuento cuando finalices la compra y no te olvides de hacer clic en APLICAR CUPÓN.

Enter the discount code when you complete the purchase and don’t forget to click APPLY COUPON.

Te lo hemos enviado también por correo